Hemos pasado mucho tiempo en casa en el último año, y todo apunta a que nuestros hábitos cambiaran y toca deshacerse de las cosas que nos pesan… esos juguetes en el cuarto de los niños con los que ya no juegan, los cacharros de la cocina que ni recordabas tener, o toda esa ropa que atiborra tu armario y no usas. Demos una vuelta por nuestro hogar y veamos….

En el dormitorio

Podemos encontrar en el mercado hoy en día mil soluciones para ordenar tu ropa, zapatos o complementos… prácticos vestidores, pantaloneros, zapateros… pero…  ¿Qué cosas usas y te gusta llevar porque te sientan bien?

Los gurús del orden nos proponen vaciar los armarios (sacarlo todo) y hacer balance. Lo que no te pones porque no te sirve, no te gusta o no te sienta bien, tiene que salir de tu vida. Dona, regala, vende, recicla. Lo que quieras, pero no lo dejes otra vez en el armario. Cuando hagas limpieza verás que la ropa respira mejor si no está amontonada (importante si tienes problemas de humedad) y que te cuesta mucho menos vestirte por las mañanas.

La moda rápida debe salir de nuestras vidas por economía y por el planeta. Nuestro consejo es que compres menos e inviertas en prendas de calidad. Revisa uno de mis primeros artículos sobre los Armarios Capsula

En el cuarto de los niños

Ropa que ya no les sirve, juguetes que ya no les llaman la atención, material escolar en mal estado, libros de texto de otros años. Una habitación infantil puede mutar a jungla, si descuidamos el tema del orden.

Con la ropa, practica el mismo método que te recomendamos para ti. Con los juguetes tendrás que negociar. Habla con tus hijos: deben ser conscientes de lo importante que es donar sus muñecos a otros niños que los necesitan más que ellos. Inculquemos que cada objeto tiene un lugar. Pónselo fácil planificando un sitio para todo, poniendo fotos o dibujos de lo que va en cada sitio. Predicar con el ejemplo y mucha paciencia.

Recuerda que cuando empiezan a hacer deberes es bueno que siempre lo hagan en el mismo lugar: a ser posible su cuarto, con una mesa adaptada a su tamaño, luz natural y espacio determinado de antemano para todo el material. 

En aseos y baños

Si tienes un problema de espacio, se puede solucionar con alguna reforma. Por ejemplo, cambiando la bañera por un práctico plato de ducha, o añadiendo un mueble de baño a medida. Así ganarás espacio.

Vacía los armarios, tira al contenedor adecuado todos los botes y potingues que caducaron o no se usan nunca, y las muestras de hotel (qué tiempos aquellos). A partir de ahora compra menos y guarda mejor. Por cierto, esa cortina de ducha mohosa también sobra. En cuanto puedas dale pasaporte y consigue una mampara. 

En el centro de operaciones de toda la casa: el salón 

A más grandes, más atiborrados. Haz la prueba en tu casa, comienza a abrir cajones y sorpréndete de la capacidad que tenemos los humanos para guardar todo tipo de trastos. No hace falta pasarse al minimalismo, pero si tomarse en serio el tema de acumular.

Reduce mobiliario, pásate a las soluciones a medida para guardar mucho mejor y en menos espacio y descubre todo lo que puede dar de sí tu salón (aunque sea pequeño).

¿Ideas de cosas que sobran? Esos viejos CDs que no funcionan (o el reproductor que tienes debajo de la tele cogiendo polvo y que no se usa); aquella colección que nunca te dió la vida y que no terminaste; esas toneladas de revistas de temas que hoy no te enamoran; o todos esos cables, conectores o cargadores que ya no te sirven, y enmarañados dañan a la vista. 

En nuestro espacio de trabajo

Reconócelo: en los cajones hay un agujero negro al que le puede caer cualquier cosa. Ahora que trabajamos más en casa (algunos al 100%), no nos podemos permitir más distracciones de las que ya de por sí supone estar tan cerca del sofá o la nevera.

Hazte el favor de empezar el año retirando papeles o tickets de compra que no son importantes, haciendo balance del material de oficina, y sacando ese amasijo de cables que no te sirven, o todas las agendas del pasado.

Lo de montar la “ofi” en casa va en serio. Cuida el fondo de tus reuniones instalando un bonito papel pintado en la pared, invierte en orden con un buen armario o librería (mejor a medida si no tienes mucho espacio, así podrás camuflarla con puertas correderas).

¿Sabes que se puede montar un despacho pequeño dentro de un armario? Cuando acaba tu jornada se cierran las puertas, y ni llamadas ni correos hasta el día siguiente para recargar bien las pilas.

Por cierto, hablando de pilas: no guardes ni una más, tira de una vez todas las usadas al contenedor. 

En la cocina

Básico: limpieza y mucho orden.

Los táper que han cogido color y no tienen tapa, cucharones de todos los tamaños (algunos incluso repetidos) un montón de abrelatas, mecheros que no van, comida caducada.

Quédate con los utensilios que usas y la comida que comes (y está en buen estado). Tira el resto.

El rincón de los productos de limpieza es otra caja de sorpresas. ¿De verdad necesitas todo eso? Menos plástico, más limpiadores caseros ecológicos, y mucho sentido común.

En recibidor, el pasillo y otras zonas de paso

Zapatos de todas las temporadas, llaves sueltas que no sabes de dónde son, abrigos (incluso en verano) colgados… ¿Seguimos?

Es verdad que desde que la pandemia llegó y con ella todas las medidas de precaución antes de salir y entrar en casa, el orden en el recibidor se nos ha descontrolado un poco. Pero se puede mejorar.

Un práctico armario podría acoger chaquetas, o incluso zapatos aprovechando el mínimo espacio. Un mueble con cajones las llaves (con su llavero identificativo para que no se vuelvan a quedar sin identidad) y por supuesto, el gel desinfectante. Más que tirar por tirar (no está la vida para eso) se trata de tomarte el tiempo de planificar el espacio, buscar soluciones y organizarlo bien. 

Definitivamente a todos nos sobran muchas cosas en casa. Pero con ánimo y ganas siempre se puede mejorar. 

Y tú ¿qué zona de la casa tienes más descuidada con esto del orden? Esperamos que estos trucos os ayuden a identificar las cosas que sobran, y encontrar un mejor lugar para todas las demás. 

Y como siempre, puede que haya cosas que desees conservar, o uses solo dos o tres veces al año…. ¿Por qué tenerlas en casa ocupando espacio? Alquila un trastero con GO Trasteros Gijón y dispondrás de mas espacio en tu hogar.

×

Powered by WhatsApp Chat

×

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia de navegación Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar